Nuestra historia comienza en el bello Acapulco, cerca del mar, sitio de encuentros inolvidables, estábamos reunidos en una noche de Bohemia; amigos, compadres y familia, en donde la comida tradicional, el queso y el mezcal de la región de la Tierra Caliente ponía a tono un ambiente agradable.


Al calor del exquisito mezcal que se disfrutaba, los amigos y compadres sugerían crear un proyecto de inversión para producir mezcal de calidad a nivel del mar, ya que nunca en la historia en Acapulco se hacía una propuesta comercial de este tipo.


La circunstancia de aquella bohemia junto al mar motivó los impulsos para trasladarnos a la región de la tierra caliente en donde el abuelo de la familia sugiere ir a los campos de la región y ver las grandes extensiones de terreno de agave "cupreata" de "hoja ancha", y al partir un pedazo de esa sublime planta, el abuelo se espina en la mano, dejando una marca y una ligera comezón con fresco aire que corría en los cerros de la región.


A esa inolvidable experiencia, le quisimos agregar un lugar único e inigualable para producir mezcal; nos impulsa un pedazo de tierra entre "el mar y la laguna" incrustado en la famosa franja de Pie de la Cuesta, lugar paradisíaco conocido en el mundo.

Lugar de tradición familiar de más de cinco décadas en donde se inició con una hamaca y una cabaña, para convertirlo en una fábrica de mezcal en donde marcará una diferencia a las producciones siempre elaboradas en la sierra y lugares apartados.


Al final de la historia también nos impulsó el inolvidable Acapulco y sus playas, los encuentros de grandes personajes del mundo artístico, político y social, en donde la huella de un mezcal combinado de agave de los altos de la sierra de Guerrero, maderas y aguas de manantiales subterráneos hacen de nuestro mezcal el único hecho en el paraíso para el mundo.

Galería

image

image

image

image